• Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Triada

    167 x 130 cm

    2014

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Cristina Gámez
    Tejido en seda y acrílico.
    Sobre la tela tejida, las otras telas, las representadas. Sobre el lienzo de seda, la pintura de una figuración clásica y clara. Una figuración que inquieta nuestra imaginación y afecta al acto de la  contemplación, pues deseamos ver lo que la autora no ha representado, cuál es la fuerza que envuelve y oculta a las figuras de la composición. 


  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Escena en el bosque

    240 x 130 cm

    2014

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Cristina Gámez
    Tejido en lino y algodón realizado a mano por la autora en telar horizontal. Fieltro y prefieltro, bordado y acrílico.
    El contenido expresivo de esta obra, tan plena de belleza y de carácter, transmite sensaciones ominosas. El bosque del tapiz anuncia obstáculos para quien haya de internarse en él, cruzarlo y conseguir encaminarse  por senderos seguros hacia otras realidades en las que la amenaza quede atrás. 

  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    El hogar 1 y 2

    125 x x 32 x x 22 cm

    2015

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de María Muñoz

  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Nido

    30 x x15 x x18 cm

    2013

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de María Muñoz
    Madera, algodón e hilos de seda.
    Vacío, abandonado, del lado de la ausencia, el nido espera. La artista le rodea y le refuerza con palabras que invitan a habitarlo. Manos que tejen obras que son amor, casas siempre ofrecidas, apoyadas en la esperanza de los reencuentros.
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Nido de ausencia

    20 x x10 x x15 cm

    2013

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de María Gamez
    Técnica Mixta, madera, fibra y algodón en texto bordado.
    Vacío, abandonado, del lado de la ausencia, el nido espera. La artista le rodea y le refuerza con palabras que invitan a habitarlo. Manos que tejen obras que son amor, casas siempre ofrecidas, apoyadas en la esperanza de los reencuentros.
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Mi vida a flor de piel

    20 x 16,5 cm

    2013

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de David Catá
    Fotografía, hilo y piel. Vitrina 
    Sobre las líneas de su propia mano, sobre la piel, nuestro primer tejido protector, el artista diseña otras líneas, crea otro tejido y se retrata: va bordando las líneas de su rostro y las borra, las deshace después con decisión, con el valor del acto libre de su voluntad. Otros rostros, ¿tienen hoy día la oportunidad de elegir el carácter de su acción?  
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Existir es Resistir

    50 x 45x 300 cm

    2009

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Maribel Domenech
    Existir es, para Heidegger, comprometerse siempre, vivir entregados al riesgo. Desde nuestro nacimiento hasta la muerte debemos siempre resistir a la enfermedad, al dolor, al desamor, a la injusticia, al trauma, a las guerras…

    Existir implica siempre movimiento, es hacer un camino de vida siempre adelante, sin miedo. Podemos decir que viajamos a la deriva,  el camino visible siempre será el pasado, el futuro es una tensión invisible de lo que aún ha de llegar, permanece absolutamente indeterminado en el horizonte. 

    La obra expresa  ese avance constante de tantas personas en busca de refugio por un mar  convulso, en busca de una vida mas segura y que deja tensos hilos sujetos a todo tipo de anzuelos y pesas de plomo. 
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Exotopo

    Techo 350 cm

    2016

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Juan E. Correa
    Topografía del éxodo. El espacio como escenario del recorrido. Las líneas nacen y mueren en el vacío contenido, mostrando una topografía compleja. La luz que incide sobre la obra crea las sombras del tejido. Una línea roja dibujada sobre el plano descubre la geometría del éxodo. La obra, concebida para esta exposición, en el momento que finalice la muestra vivirá únicamente en la memoria, puesto que su materialidad no podrá atesorarse de otra manera.
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Apariencias Errantes

    75 x 100 (6) cm

    2016

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Román Iglesias
    Fotografía digital: procesado de formato RAW mediante software Adobe Lightroom, sin retoques Photoshop. 

  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Grito ahogado

    Instalación

    2016

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Amalie Leschamps
    En esta exposición son sobrecogedora realidad chalecos salvavidas que ayudan a morir: chalecos falsos que proporcionan las mafias atroces. El altruismo y el valor de quienes colaboran con la vida y la rescatan de entre las olas, contrarrestan el abismo sin límites de tanta crueldad.  
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Seda costrucción

    30 x x10 x x10 cm (9) 2010

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Cristina Almodóvar
    Grafito sobre papel, hilo de nylon y cartón en caja de metacrilato.
    Dos obras que tensan las relaciones que establecemos con las nociones Destrucción, Construcción: de la primera, surge con variaciones graduales el tejido incipiente de una protección; en la segunda, comienza a transformarse lo configurado. Entre el gusano y  las mariposas,  vibra la intensidad de la experiencia artística y vital. 
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Seda destrucción

    98 x 98 x 6 cm 

    2010

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Cristina Almodóvar
    Seda salvaje y cartón con impresión digital recortado y plegado.
    Dos obras que tensan las relaciones que establecemos con las nociones Destrucción, Construcción: de la primera, surge con variaciones graduales el tejido incipiente de una protección; en la segunda, comienza a transformarse lo configurado. Entre el gusano y  las mariposas,  vibra la intensidad de la experiencia artística y vital. 
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Detiene o acoge

    70 x 50 cm

    2015

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de María Ortega
    Mixta, bajo relieve. Tela metálica y bastidor de bordar.
    Ademanes de abrazo, de acogida y de reunión. Torso modelado sobre el de la autora y manos, las suyas, impresas en los tondos de bastidores sencillos, domésticos. El conjunto de obras se convierte en complejo y profundo anhelo de latido y de calor. 
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    El abrazo

    35 x 35 x 50 cm (3)

    2014

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de María Ortega
    Ademanes de abrazo, de acogida y de reunión. Torso modelado sobre el de la autora y manos, las suyas, impresas en los tondos de bastidores sencillos, domésticos. El conjunto de obras se convierte en complejo y profundo anhelo de latido y de calor. 

  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    Tres generaciones

    32 x 22 x1 cm

    2013

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Concha Romeu
    Transfer sobre tela
  • Ciclo
    Punto Quebrado, las huellas del éxodo

    A-mnesia

    24 x 19 cm 

    2013

    Ver obra completa

    Descripción

    Obra de Concha Romeu
    Transfer e hilo rojo (hasta 25 piezas).

    Imágenes impresas sobre telas en las que prende el frío del olvido. Un rostro extraviado, sin memoria, sin reconocimiento de sí mismo, que se repite en la ocultación, cruzado por tenaces hilos rojos que nada unen y nada refuerzan, puntadas que únicamente ocultan, velan  rasgos y desfiguran rictus. Los desplazados de sus biografías.


Punto Quebrado, las huellas del éxodo

Desde el entrelazado más natural y más universal,  el que aparece al unir las manos, mantener  el encuentro y entretejer firmemente los dedos,  hasta el nudo más artificial,  más imaginativo y personal, vamos creando tramas, mallas, redes, urdimbres, paños, trenzas, texturas, telas y textos vitales que son hechos y obras decisivas. 
 
El acto de tejer, compañero leal de nuestros días, sea figurado con la verdad que procuran los símbolos, o sea efectivo y material, arte que atesoramos, surge de nuestra alma y nos rodea. Comienza por tener realidad en nuestras manos: en cada palma… ¿no aparece acaso el elástico lienzo de nuestro hado? Existe, vibra y cunde de forma generosa en la naturaleza, el mundo vegetal es su palacio, y late en la creación de obras que tratan de atraer la hermosura.  

Se diría que el acto de tejer es puro movimiento de nuestra voluntad, es una acción precisa que establece los puntos de contacto necesarios para que sean humanas nuestras vidas: le admiramos en la naturaleza,  su color y su tacto se alzan, imprescindibles, para la escuela de la observación y el agradecimiento, nos relaciona con nosotros mismos y  tiende hacia el otro la atención, puente seguro hacia la comprensión y el entendimiento, suscita así el carácter de una comunidad y el diseño de una sociedad. 

Esta exposición de obras firmadas por creadores del arte de la fibra, artistas tan singulares como variados, experimentan una misma vivencia sustancial que puede definirse de esta forma: sus mimbres creadores, sus dones y recursos, se hermanan  con la esencia del acto de tejer, tal como he ido caracterizándole. En sus manos, en las de los artistas que hemos seleccionado se reúnen y encuentran, se acercan y se anudan materiales, materias y texturas que en muchos de los casos no son únicamente los de fibras y telas habituales: imbricados en el  arte contemporáneo y actual, la extensión de nociones y  prácticas es tanta como la del criterio, el pensamiento, la imaginación y, desde luego, como la ampliación de materiales. Hilos, papeles, fotos y palabras, objetos, luces, lienzos y tejidos naturales, ramas, raíces y mallas metálicas son urdimbre y son trama, son diseños, son hebras de este tiempo y de estos lares.  Pero hay algo más, algo importante, y a ello alude el título que hemos elegido y que señala a la vibración de una actitud artística y moral.    

Punto quebrado, sujeto y adjetivo, no designa aquí procedimiento de costura alguno.  Ni una puntada de tal modalidad aparece en ninguna de estas obras, pero sí está en ellas su sentido, rastro tocado por un anhelo de cobijo, amparo, dignidad y altruismo frente a la destrucción y las desgarraduras que provocan las crisis inhumanas. El punto une, reúne y repara, y quebrado, en zig-zag, aspira a sujetar de otra manera: su rastro es decidido y se destaca siempre con su ir y venir, no disimula, e interviene allí donde se encuentra de una manera firme y duradera. 

Escribe Jorge Rando, hablando de las incitaciones que pueden influir en el artista y hacerse visibles en sus obras, que el amor es el estímulo supremo, y abunda: (…) puede ser tan fuerte que hace que el artista convierta en belleza incluso la tragedia, porque la vive con amor, bien es verdad que también con impotencia. Amor, impotencia, inconformismo, inquietud, rebelión, fuerte interés social, anhelo de hermandad y de cobijo como respuesta ante la destrucción de la crueldad, de la codicia y el mal insoportable de las guerras… Notas y actitudes, características, respuestas que son médula histórica de la honda corriente expresionista y que ahora, ante la realidad de crisis como las de los desplazados, los refugiados, los despojados de su integridad, patria, familia, bienes y memoria están presentes en este museo donde predomina, tanto en la colección permanente de Rando como en las de las muestras temporales, los impulsos artísticos y humanos,  tan pasionales como reflexivos. Era en su ámbito y entre sus muros donde debía mostrarse pues PUNTO QUEBRADO. 

Y para terminar, apuntaré un dato curioso: Kirchner, figura sustancial, de referencia en el Expresionismo, en sus últimos años en Suiza, concretamente en Davos, llevó a cabo una serie de obras suscitadas por la contemplación de técnicas populares de bordado y tejido. Y dicha colección, con sus composiciones y pinceladas-mancha yuxtapuestas, se conoce y se estudia bajo el membrete de Estilo tapiz. 

Carmen Pallarés