Despojarse y entregarse Volver a Pensamientos y Reflexiones

Lo que se puede conseguir en la pintura por nuestro propio esfuerzo, y lo que se  nos da… por el esfuerzo realizado para conseguir la obra de arte suprema.

Es un don que la obra acabada tenga vida propia, no sólo para expresarse sino también para modelar sus formas y…,por qué no, para corregir al propio pintor;  porque la realización del cuadro por el artista siempre tiene un proceso, que en un principio parte de las sensaciones recibidas de todo lo que nos rodea y en lo que estamos inmersos, ya sea material o espiritual, siendo todas esas percepciones las que interiorizamos para posteriormente darles salida y expresarlas en el lienzo.

Para llegar a un estado, en que le sea dado al artista esa gracia de que sea la obra la que se puede presentar ante los ojos de los “miradores” y se comunique con ellos directamente, prescindiendo de algunos matices y añadiendo otros, para llegar a eso repito, el artista tiene que despojarse de “todo” y dejarse llevar como instrumento para ejecutar la obra; sólo de esa forma podrá recibir el don, y no él sino la obra ya acabada, salida de sus pinceles. Entonces es cuando habrá logrado una dimensión,  la dimensión suprema de la pintura, sin olvidar nunca que es un don y no una consecución.

Jorge Rando, Málaga, enero 2009