La pintura es una búsqueda espiritual, pues la espiritualidad está en todo lo que nos rodea y en nosotros mismos. Todo lo que podamos observar, todo lo que podamos tocar, tiene una parte visible y tiene otra parte invisible, en los humanos lo diferenciamos como cuerpo y alma. Hay hechos y sentimientos, hay trabajo y sueño, hay lo que se palpa y lo que se siente. Pues bien… yo como pintor busco todo eso.

Jorge Rando, Hamburgo, julio 2009