Sobre el arte abstracto Volver a Pensamientos y Reflexiones

A la abstracción no se llega porque te llevan ahí, sino que es un proceso que se cuece en el interior del pintor cuando la pintura deja de ser material para convertirse en algo muy profundo, muy espiritual. Cuando las formas se elevan y dejas llevar tu mano para intentar alcanzar lo inalcanzable, esa obra que no es material, si el pintor, al valerse de la materia, no domina en su obra la espiritualidad, la materia sigue siendo materia y no se transforma. Para transformar la materia en obra de arte hay que convertir antes la materia en algo inmaterial…, espiritual y luego, es posible si el artista pueda transformar todo lo que nos rodea en algo espiritual que podamos interpretar y plasmar en el lienzo virgen, en ese lienzo que es como la madre que espera acoger en su seno esas pinceladas y las haga suyas, mutándolas por medio del color y las formas en algo que está creado desde el espíritu, aunque creado con materia.

Transformar la materia en vida, dar vida al color y a la forma; eso es un deseo, es un sueño del que ningún pintor desearía despertar; dar vida a la materia, que la flor huela, que la ola del mar te moje y que la tragedia te haga llorar.

Jorge Rando, Málaga, agosto 2002